martes, 9 de septiembre de 2014

Delia Contreras

























Nombre: Delia Contreras  
 
Nacionalidad:
Venezolana


¿Dónde naciste? En una ciudad muy aburrida, Valencia.


¿Dónde vives?
En un refugio (mi apartamento).


¿Qué cosas en tu niñez te inspiraron para convertirte en ilustradora? Una casa con un largo zaguán, rodeada de patios, corredores, cuartos, escaparates con ropa, antigüedades, imágenes religiosas, fotos viejas, baúles llenos de secretos. Esa era la casa de mis 7 tías abuelas, quedaba en la llamada Pastora del centro de Valencia. Allí pasé mis primeros años de infancia, allí se formó mi imaginario personal. Hoy en día esa maravillosa casa la transformaron en un horroroso centro comercial, como muchas de esas bellas casas que poblaron el centro de Valencia.


¿Qué libro relees, qué autor?
No suelo releer mis libros, pero me gusta mucho la sensibilidad y la nostalgia de Virginia Woolf.


¿Qué libro no pudiste terminar, y por qué? Hace 15 días dejé de leer una novela de John Irving, Una mujer difícil, esta novela tiene 663 páginas, en la página 500 no pude más, a veces los autores pierden el sentido de la historia, empiezan a agregarle cosas que no encajan.


¿Qué autor no te gusta? Cualquier autor que se atreva a escribir libros de autoayuda se convierte en algo no deseado.


¿Cuál es tu ilustrador preferido? Qué pregunta más difícil…Oliver Jeffers, Peter Sis, Montse Gisbert, Rebecca Dautremer, Arnold Lobel, Quentin Blake, Delphine Durand, Ralph Steadman, Jimmy Liao, Isol, Gerald Espinoza, y muuuuuuchos otros más.


¿Qué libro (o de cuál escritor) te gustaría ilustrar? Uno de los capítulos de Los Autonautas de la Cosmopista de Julio Cortázar y alguna de las Historias de Cronopios y de Famas.


¿Con qué personaje literario te identificas? Bueno me identifico con un personaje de una peli muy hermosa titulada Pequeña Miss Sunshine, ja, lástima que nunca haya conocido a mi abuela.


¿Con qué libro has llorado? Con Los Autonautas de la Cosmopista, cuando Carol Dunlop la compañera de viaje de Cortázar muere antes de terminar esa travesía tan increíble que registraron en ese hermoso libro.


¿Qué es lo peor que podrían decir de tu trabajo? Que son ilustraciones muy comerciales.


¿Qué clase de trabajo debes hacer, dada tu profesión, pero que no te gusta?
Ponerle precio a lo que hago y atender a esos clientes caprichosos y con mal gusto que luego no quieren pagar.


¿Cuál ha sido aquél trabajo que te salió tan mal que no quisieras recordar?
El primer libro que ilustré (no voy a decir el nombre para que no sepan, me da mucha pena).


¿Consideras que tienes un estilo? Lo estoy buscando.


¿Qué sientes cuando estás frente a una hoja en blanco? Vértigo y ganas de salir corriendo porque a pesar de que siempre boceteo lo que voy a dibujar, siempre me pregunto lo mismo: ¿cómo me irá a salir?


¿Qué lugar de tu casa prefieres para ilustrar? Mi estudio, es muy pequeño, pero me siento bien.


¿Qué te inspira? El silencio, la tranquilidad, aderezado con un poco de buena música, Chico Buarque, Gilberto Gil, Jorge Aragao, Seu Jorge, Geraldo Azevedo.


¿Te gustan los perros? Sí, tengo uno muy bonito llamado Verón, que ya cuenta con su propio cuento y libro ilustrado.

¿Te has encontrado alguna vez con una bruja? Mi esposo me llama bruja, no sé por qué???

¿Crees en las hadas? Mi hija Matilda me ha hecho esa misma pregunta, yo le he dicho que sí.

Nombra las tres mejores experiencias como ilustradora: 1- Cuando comencé a trabajar con acrílico. 2- Cuando me gané la beca de Estímulo a la Creación Literaria otorgada por el Cenal. 3- Cuando terminé de ilustrar “Verón” historia escrita por mi esposo Francisco.

Nombra tres libros con los que te has sentido una lectora agradecida:
Las Olas de Virginia Woolf, La Trilogía de Stieg Larsson, Diario de una buena vecina de Doris Lessing.


¿A quién le darías el Hans Christian Andersen de ilustración?
a Isol. No sé si ya se lo ganó. 






















Ilustración de Delia Contreras

No hay comentarios:

Publicar un comentario