martes, 31 de julio de 2012

Leonardo Rodríguez












Nombre: Leonardo Rodríguez
Nacionalidad: Venezolano
¿Dónde naciste? En Tucupita, estado Delta Amacuro, pero me crié en Cumaná, estado Sucre.
¿Qué cosas en tu niñez te inspiraron para convertirte en ilustrador? No recuerdo… mi imagen de niño era la de uno solitario, tirado en el suelo dibujando con unos viejos Prismacolor o con plastilina. Podría decir que era la manera de hablar de un niño callado y tímido… seguro era eso, porque muy avispado no era, fui más bien de pocos amigos. Como segunda respuesta, me inspiraron  los documentales de Jaques Cousteau, de Félix Rodríguez de La Fuente; todo lo relacionado con la fauna, la ciencia, la historia… siempre fui y soy tremendamente curioso con todos esos temas, y de casi todos hacía dibujos. También intentaba dibujar a todos los personajes de ficción de la televisión de entonces… yo fui un bicho más bien televisivo.
¿Qué libro relees, qué autor? No suelo releer los libros, aunque uno de los que recuerdo haber releído tiempo después de estudiarlo en el liceo fue Ídolos rotos (Manuel Díaz Rodríguez). Quizá porque quería confirmar una cierta amarga empatía con el personaje de Fernando Soria.
¿Qué libro no pudiste terminar, y por qué? Hum…Rayuela fue uno… y, honestamente, no creo que lo haga… no tengo paciencia para esos malabarismos literarios. Los clásicos sí, tengo ganas de leer los que no he leído, releer los que he leído y de continuar los que dejé en el camino, como por ejemplo el Don Quijote. No lo seguí por lo enredado de ese castellano del siglo XVI. Pero mucho tiempo después de estar en contacto con idiomas como el francés, el gallego y el catalán; y viviendo en España… me he animado a hurgar en esta raíz idiomática común para volver a intentarlo… así que no me rindo, un día de estos me compro un ejemplar y lo hago.
¿Qué autor no te gusta? Enyd Blyton, ¡la detesto! Te lo digo porque me tocó ilustrar portadas de su famosos muchachitos aventureros… me parece un texto envejecido, racista, en fin, con todos los prejuicios de la época.
¿Cuál es tu ilustrador preferido? Tendré que decir varios: Norman Rockwell, Ralph Steadman, El Tommy, el gran Moebius…
¿Qué libro (o de cuál escritor) te gustaría ilustrar? ¡Uf! me gustaría ilustrar Animal Farm de George Orwell.
¿Con qué personaje literario te identificas? Jean Baptiste Grenouille, de Le parfum…je, je, pues sí.
¿Con qué libro has llorado? No recuerdo haber llorado con libros, pero con lo que sí lloro es con películas y música.
¿Qué es lo peor que podrían decir de tu trabajo? Que está “interesante” o que “tá bonito”.
¿Qué clase de trabajo debes hacer, dada tu profesión, pero que no te gusta? Todo lo relacionado con cobrar y presupuestar y buscar clientes… ¡ODIO HACERLO!
¿Cuál ha sido aquél trabajo que te salió tan mal que no quisieras recordar? La verdad no quiero recordarlo y prefiero que la red no lo recuerde eternamente.
¿Consideras que tienes un estilo? Cuando estoy bien de la cabeza tengo estilo, aunque de vez en cuando exploro y me transformo un poco.
¿Qué sientes cuando estás frente a una hoja en blanco? Dudas.
¿Qué lugar de tu casa prefieres para ilustrar? En un sitio apartado donde yo no moleste y donde no me molesten, como mi oficina-taller en casa.
¿Qué te inspira? La música… esa sí que me puede hacer llorar,  mis hijos, mi familia, el sentimiento de que está prohibido rendirse… Me inspira el país que me llevé en la mochila hace 11 años. 
¿Te gustan los perros? Sí me gustan, pero sólo los tendría en una casa con jardín, patio y todo eso, ni de vaina los tendría en un apartamento.
¿Te has encontrado alguna vez con una bruja? Depende, de carne y hueso me he cruzado con algunas… pero por poco tiempo, ni siquiera pude regalarles una escoba.  De las de artesanía hay unas “meigas” muy simpáticas en Galicia y otras que se ríen cuando uno les aplaude.
¿Crees en las hadas? “I do, I do, I do believe in fairies”. Es bueno creer en absurdos aun sabiendo que no existen, si eso te ayuda a seguir adelante… si eso ayuda a que no muera Campanita, pues ¡sí creo!
Nombra las tres mejores experiencias como ilustrador: 1- Haber ilustrado el libro infantil Home-field Advantage y que la portada estuviese expuesta en la “Sociedad de ilustradores de Nueva York” en 2012. 2- Haber ganado el Premio Zapata en 2001 con mi amigo Roberto Weil por mi trabajo en Todo en Domingo. 3- Haber ganado el primer premio como caricaturista en el Concurso Internacional Juan Rulfo 2002 (ex-aequo con un colega francés) en La Casa de América Latina en París.
Nombra tres libros con los que te has sentido una lector agradecido: 1-Le Tour du monde en quatre-vingts jours en una versión francesa para principiantes, me ayudó mucho en los primeros pasos para aprender a “ladrar”. 2- Le Roman de monsieur de Molière (Mikhaïl Boulgakov), fue el segundo libro que leí completo en francés… de la experiencia de Jean-Baptiste Poquelin aprendí que triunfar en París es duro, je, je.  Además aprendí a defenderme mejor con el idioma del país en donde vivía en ese momento… me sentía luego como el pececito que aprendía a ladrar para ahuyentar al gato. 3- La Historia Interminable (Michael Ende)… descubrí que Atreyu era verde y que Bastián no siempre fue tan buen muchacho como en la película del 84… eso cambió mi vida…
¿A quién le darías el Hans Christian Andersen de ilustración? Bueno… de los cinco finalistas de este año se lo daría a Javier Zabala… tengo debilidad por el trazo desenfadado que tanto envidio a veces, de segundo pondría a Mohammad Ali Baniasadi, por el mismo motivo.
 










Ilustración de Leonardo Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario